EnglishFrenchSpanish

Categorías
Defensa Criminal

Cómo representarse a sí mismo en la corte

¿Dices que te han imputado cargos penales y quieres defenderte? Si es así, no estás solo. Mucha gente considera seriamente tomar este camino. Él Sexta Enmienda otorga a todos los acusados ​​el derecho a contar con asesoría legal, y eso incluye el privilegio de actuar como su propio abogado. En otras palabras, usted tiene la opción legal de defenderse en la corte, y la mayoría de los estados generalmente le permitirán hacerlo.

Por supuesto, cualquiera que esté considerando tal empresa quiere estar seguro de hacerlo bien. Eso incluye familiarizarse con las normas procesales vigentes en el tribunal en cuestión. Todos los tribunales son diferentes en algún aspecto, y ya sea que se enfrente a un juicio en un lugar local, del condado, estatal o federal, querrá saber lo que puede hacer; lo que no puedes hacer; y cómo debes manejarte.

Una vez que haya obtenido los procedimientos adecuados bajo su cinturón, está en su defensa. Estos son los pasos que tomará.

1. Su acusación

Durante esta primera fase de su autodefensa penal, escuchará los cargos en su contra, conocerá sus derechos constitucionales y se le dará la opción de ingresar a una súplica oferta. Además, si ha pasado el período anterior a su lectura de cargos dentro de los límites de una celda de la cárcel, esta será su oportunidad de negociar opciones de fianza.

A menos que el caso en su contra sea desesperadamente sólido, declarar su inocencia le beneficiará. Esto obligará a la fiscalía a probar los cargos en su contra durante el juicio. Por otro lado, si la fiscalía le ofrece un acuerdo de negociación de culpabilidad favorable, puede optar por declararse culpable o no impugnar y evitar el juicio por completo.

2. El proceso de descubrimiento

Después de su lectura de cargos, entrará en la fase de descubrimiento durante la cual ambas partes intercambian información pertinente. En aras de la equidad, la acusación debe proporcionarle el material que necesitará para su defensa, pero es su responsabilidad solicitarlo. Querrá obtener los nombres y direcciones de los testigos de cargo junto con copias de los informes y cualquier declaración perjudicial que pueda haber hecho oralmente o por escrito. También debe insistir en examinar cualquier objetos potencialmente incriminatorios que el fiscal tenga en su poder.

Desafortunadamente, cuando se representa a sí mismo, algunos datos pueden estar fuera de su alcance. Esto se debe a que la ley exige que los fiscales protejan a sus testigos, y esto a menudo implicará ocultar sus identidades de cualquier persona que pueda amenazarlos o intentar dañarlos. Por lo general, la acusación tendría que revelar estos nombres y direcciones a un abogado defensor, pero dado que usted también es el acusado en el caso, no es necesario que se los proporcione.

3. La fase de investigación

La documentación que ha recibido durante el proceso de descubrimiento servirá como base para la investigación que ahora deberá realizar. Tu principal objetivo será ponerte en contacto con personas que puedan darte la información que necesitas o indicarte dónde conseguirla. Por supuesto, esto será mucho más fácil de hacer si ha logrado obtener su liberación. Si todavía está tras las rejas, es posible que deba solicitar la ayuda de alguien de afuera.

Al entrevistar a víctimas y testigos, es importante no intimidarlos o amenazarlos. Es posible que ya estén asustados ante la perspectiva de confrontar a un acusado cara a cara: tanto es así que, de hecho, en algunos casos, será mejor que contrate a alguien para que realice estas entrevistas de manera profesional.

4. Conocer sus derechos legales

Es vital familiarizarse con todas las leyes que puedan estar relacionadas con su caso. Si tiene la intención de montar una defensa legal exitosa, también deberá tener un conocimiento profundo de los cargos en su contra. Esto implicará ubicar una biblioteca legal local que esté abierta al público. También hay sitios web en línea para ayudarlo, y si todavía está tras las rejas, es posible que pueda acceder a la biblioteca legal de su instalación si llegara a existir. De lo contrario, como último recurso, necesitará que alguien externo lo ayude.

5. Las Audiencias Preliminares.

Aunque la mayoría casos de delitos menores irá directamente a juicio, la mayoría de los casos de delitos graves seguirán después de al menos una audiencia preliminar. Esta audiencia le permitirá al juez determinar si la evidencia en su contra es suficiente para justificar la celebración de un juicio en la corte. Siempre existe la posibilidad de que desestime su caso y lo libere en el acto. Sin embargo, si esto no sucede, el juez ahora fijará la fecha de su juicio.

6. El acuerdo de declaración de culpabilidad

Con el fin de evitar un juicio en la sala del tribunal, la acusación puede permitirle negociar una acuerdo con la Fiscalía, ofreciendo retirar ciertos cargos en su contra si acepta declararse culpable de al menos otro delito. Algunas personas están felices de tener esta oportunidad, pero si usted cree firmemente en su inocencia y confía en su capacidad para demostrarlo, es probable que un acuerdo de culpabilidad no sea lo mejor para usted.

7. Las Mociones para Excluir.

Durante el período previo al juicio, tendrá la oportunidad de solicitar la exclusión de cualquier evidencia que parezca haber sido reunida en violación de sus derechos constitucionales. Esto implicará la presentación de una moción por escrito para suprimir. Después de leer la moción, el juez decidirá si concede o deniega su solicitud. Si la acusación puede convencer al juez de que permita una prueba en particular, el juez puede negarse a excluirla.

8. El juicio en sí

Aunque este será el último paso en el proceso de autodefensa, puede ser el más oneroso. Al comienzo del procedimiento, hará una declaración de apertura durante la cual expondrá su versión del caso. A medida que avance el ensayo, también tendrá la oportunidad de:

  • Contrainterrogar a los testigos de cargo.
  • Presenta tu propia defensa.
  • Haga objeciones cuando sienta la necesidad.
  • Entregar una declaración de cierre.

Durante el juicio, es vital que usted:

  • Permanece abierto y educado. Recuerde que usted es el acusado en el caso y que la gente lo observará de cerca. Si pierdes los estribos o muestras frustración, lo notarán.
  • Abstenerse de discutir los detalles de su caso con cualquier otra persona.
  • Llegue a tiempo o incluso temprano para todas las presentaciones de documentos y comparecencias ante el tribunal.
  • Asegúrese de entender el lenguaje legal. Si algún término le parece demasiado arcano, es posible que desee considerar contratar a un abogado defensor para ayudarle de forma provisional.

Si tiene tiempo para realizar su propia investigación, no enfrenta sanciones potencialmente graves y se siente capaz de manejar la situación usted mismo, usted también puede ser Perry Mason por un día. Sin embargo, no trates la situación a la ligera. Recuerde que en un juicio penal, su futuro está en juego. Llame a Weiner Law Group para una consulta gratuita al 702-202-0500.